Carrera profesional ¿Por qué es tan difícil escoger una carrera universitaria?

Es bien sabido que los adolescentes padecen algunas crisis importantes, el crecimiento y el avance del tiempo crean día a día más presión por asumir responsabilidades y tareas que durante su desarrollo aun no tenían

Es bien sabido que los jóvenes en edad adolescente padecen algunas crisis importantes, el crecimiento y el avance del tiempo crean día a día más presión por asumir responsabilidades y tareas que durante su desarrollo aun no tenían.

Durante la secundaria la mayoría de los jóvenes están mediamente relajados y despreocupados por el futuro o los planes venideros, solo algunas inquietudes menores por aprobar estos niveles destacan el comportamiento de chicos y chicas al finalizar el colegio.

La más intensa presión y crisis se presenta al momento de terminar los estudios básicos y medios, donde se descubre una novedosa preocupación que los jóvenes muchas veces no saben cómo manejar. Ha llegado el momento de enfrentarse a algo fuera de lo cotidiano y común; es hora de reflexionar, pensar, y discernir, tres opciones que resultan bastante complejas para un adolescente. Afrontar la toma de decisiones es un verdadero reto, sobre todo si esta decisión generara consecuencias y trazara un destino en el futuro del joven. Ya no solo se trata de aprobar una materia ahora es momento de planificar lo porvenir, establecer un proyecto de vida y trazar una visión que enfoque un propósito en ella. Pensar, pensar y pensar, esto ya es demasiado.

¿Qué vas a estudiar?

Existen miles de preguntas que un joven durante su tiempo de vida ni se ha preocupado por responder, futuro, planes de vida, identidad, nada de eso. Sin embargo, en la modernidad la sociedad impone una valiosa y relevante pregunta que genera gran ansiedad en los adolescentes ¿Qué carrera vas a estudiar?, una pregunta bastante desconcertante que se clava como puñal en la mente de los chicos.

“Es muy difícil elegir una vocación cuando no sabes cuál es el destino” (Arancha Ruiz, experta en talento), esta frase va muy bien en este tema, básicamente lo más complicado a la hora de escoger una carrera es saber su verdadero propósito. Elegir una carrera universitaria requiere una verdadera vocación y es allí donde la dificultad y la frustración comienzan a trabajar, pero existen miles de opciones, oportunidades y un listado largo para escoger.

La labor de orientación tampoco es sencilla para los que están del otro lado, profesores, padres y responsables tratan de ayudar y dar pautas para que puedan elegir y apuestan porque sean las correctas. La sociedad por otra por otra parte impone motivadores que pueden ser terribles o muy exitosos para los jóvenes, ejemplo de ello, ganar mucho dinero, la carrera del futuro, el reconocimiento de los demás, etc. Lo cierto es que no se conoce plenamente las respuestas a estas preguntas antes descritas para una toma de decisiones certera al momento de elegir los estudios universitarios. Crear un fundamento de identidad personal precisa en el joven es una de las herramientas de orientación más fuerte que darán paso al descubriendo de una vocación inclinada hacia un propósito exitoso. Esta tarea es más una responsabilidad de padres, mentores y educadores. La manera de contribuir al beneficio personal, familiar y humano es un buen orientador que puede disipar dudas.

Es cierto que no es tarea fácil de ninguna manera, pero con estas pequeñas recomendaciones y sin desanimarse los jóvenes comienzan a aclarar el panorama y descubrirán en poco tiempo la posible mejor opción para su futuro universitario.

Si estás buscando Orientación Vocacional te invitamos a conocer el Programa de Trasiente que garantiza no solo la importante decisión de carrera, si no el autoconocimiento motivará y guiará las decisiones de los jóvenes.

¡Suscríbete hoy a nuestro Blog y recibe contenido exclusivo!

Belgica Gil

Ayudemos a descubrir el potencial que reside en cada adolescente

    Comments